Vitor Roque salva los muebles

Si Xavi buscaba con su despedida liberar al equipo de tensión y calmar el ambiente, el tiro no dio en la diana. El partido del Barça frente a Osasuna fue el mismo de los últimos meses: ritmo bajo, poco movimiento, carajas de algunos jugadores e incluso una lesión muscular, la enésima de la temporada que castigó a Ferran Torres a los cinco minutos de partido. Su puesto lo ocupó Fermín, el jugador más voluntarioso y con cierto carácter que queda desde que Gavi se rompió la rodilla.

No hubo reacción en un primer tiempo anodino donde, por no haber, ni siquiera hubo disparos a puerta que pusieran a prueba a un Aitor Fernández que pudo haber jugado sin guantes. La única buena noticia era ser capaces de mantener la portería a cero, pese a que a punto estuvo Osasuna de anotar a la salida de un córner.

El inicio del segundo tiempo empezó con un Barça algo más rápido a la hora de mover la pelota, con Gundogan situado como interior izquierdo y Cancelo subiendo algo más por ese mismo costado. Pero fue una efervescencia corta, como la que se produce al abrir una gaseosa.

Debe existir alguna regla dentro del libro de estilo del entrenador que le impide realizar cambios hasta el minuto 60. De lo contrario, no se entiende que hasta ese momento no realizara sustitución alguna.

Y quien acabó desatascando el partido fue Vitor Roque, que en ocho minutos se bastó para marcar un gol definitivo tras un excelente centro de Cancelo, para generar un penalti que no se señaló y para forzar la expulsión de Unai. El brasileño, sospechoso para muchos y sin demasiadas oportunidades hasta hoy, aprovechó su media hora para generar algo de alegría entre la parroquia.

Ocurre que no está este Barça para demasiados lujos. Falto de confianza como nunca, el equipo dio un paso atrás y acabó pidiendo la hora ante un rival que, con un futbolista menos, metió el miedo en el cuerpo a los 37.888 espectadores que subieron a Montjuïc para contemplar la primera actuación de Vitor Roque ante los suyos.

Foto: FC Barcelona

vitor roque gol barcelona